sábado, 11 de diciembre de 2010

HISTORIA DE ACARIGUA

               

País: Venezuela                                            Estado: Portuguesa
Ubicación: 09°33′N 69°12′O                      Altitud: 198 msnm 
Superficie: 175 km²                                     Población: 380.000 hab
Densidad: 2171,42 hab/km²                       Gentilicio: Acarigueño

Oficialmente San Miguel de Acarigua, es una ciudad venezolana, capital del Municipio Páez en el Estado Portuguesa conocida como Capital Agrícola de Venezuela y "Capital de llano Venezolano". Es la mayor y principal ciudad del Estado Portuguesa y la segunda en la región Centro-Occidental después de la ciudad de Barquisimeto capital del vecino Estado Lara. Acarigua Es una ciudad multiétnica, pues sus habitantes son de distintas partes del mundo. Su expansión geográfica la unió con la vecina ciudad de Araure, formando la conurbación más importante de los Llanos venezolanos conformando un área metropolitana de 510.000 habitantes para el año 2010.




Toponimia: El nombre de la ciudad proviene del vocablo indígena  Hacarygua dado por las tribus originarias existentes en la zona, antes del año 1620, año en el cual se funda como ciudad bajo el nombre de San Miguel de Acarigua, siguiendo la tradición española de nombrar las villas de acuerdo al santo del día 29 de septiembre. Se le halla nombrada por vez primera, en las narraciones que escribió Nicolas de Federmann, explorador y cronista alemán que participó en la conquista española de los territorios de las actuales Venezuela y Colombia. Enviado en 1529 por la familia Welser, de Augsburgo, que había firmado un acuerdo para explorar estos territorios. Federmann acometió la empresa en 1530 en colaboración con Ambrosio Alfinger, siguiendo el cauce del Orinoco y regresando a Augsburgo, donde escribió una obra titulada Historia Indiana (publicada en 1557), en la que exageraba las riquezas del lugar. (La familia Wesler contrataba alemanes, patrocinaba las expediciones hacia Tierra Firme, Carlos V concede a la casa Wesler el permiso para explorar)

El 15 de diciembre de 1530 llega a un gran pueblo, que las tribus asentadas llamaban Hacarygua; población compuesta por  indígenas en parte Caquetíos y en parte Cuybas y según las crónicas, era un pueblo  muy numeroso, pero a consecuencia de la conquista, dominio  y aniquilación por parte del europeo, en  pocas décadas  la población indígena se redujo en muchos ámbitos, hasta el límite de su casi virtual extinción. En el año de 1620, el Gobernador Francisco de la Hoz Berrío en su visita a los llanos, ordenó agrupar en un solo pueblo a los indios sobrevivientes de las encomiendas; y para ejecutar este mandato nombró de Juez Poblador a Diego Gómez de Salazar, así el 29 de septiembre de 1620, se fundó con todos los indios de las encomiendas el pueblo de San Miguel de Acarigua en el sitio de Bocoy, al norte de la sabana de Choro.

Según las crónicas, en 1645 el Licenciado Diego Herrera de Berganciano, Cura del pueblo en "común acuerdo" con los encomendaderos e indígenas, trasladó el mismo a la margen izquierda del río Acarigua, allí los indios Coyones que integraban la población, se vieron "libres" de las incursiones de los Caribes y otros aborígenes enemigos, (probablemente para liberarlos del maltrato del invasor). Pero en tiempos de grandes lluvias el río se desbordaba e inundaba al pueblo; lo que motivó al Cura doctrinero Fernando de Heredia a un nuevo traslado al sitio que llamaban cantón de Araure, cerca de la quebrada del mismo nombre; allí poco a poco adquirió mayor desarrollo debido a su posición geográfica privilegiada siendo en sí la entrada a los llanos occidentales.

Acarigua, Calle Real 1 de mayo de 1896 

Hasta los primeras décadas del siglo XX Acarigua fue la capital del Estado Portuguesa  hasta 1936, cuando el poder ejecutivo decidió instalarse en la ciudad de Guanare con el fin de aumentar la población en el sur de Portuguesa; no fue si no hasta la década de 1950 que la ciudad se unió al área urbana de Araure conformando un eje homogéneo, con características comunes, pero conservando sin mayores modificaciones la división político-territorial de ambos municipios, en 1958 fue una de las principales ciudades que participaron en el movimiento cívico-militar que derrocó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.


A
ntiguo puente colgante sobre el Río Acarigua 1960

Después de la caída de la dictadura, en el país comienza una nueva estructura en los puestos de mando, son cambios emanados por la Junta de Gobierno presidida por el Contralmirante y Comandante de la Armada, Wolfang Larrazábal (1958-1859) en ese sentido, en el Estado Portuguesa, la responsabilidad del cargo de Gobernador con carácter de encargado pesa sobre el Doctor Pablo Herrera Campíns y luego de elecciones presidenciales  fue designado por el presidente Betancourt tal como lo expresa la  nomenclatura gubernamental  (Independiente apoyado por A.D)  para el periodo de gobierno (1959-1964),  este a su vez selecciona a las personas que le acompañarán, en los diferentes distritos  que integran el Estado.

En este particular, en la revisión histórica de los sucesos que se desenvolvieron en Acarigua, encabeza la presidencia de la junta patriótica el señor Félix Gómez Román, posteriormente,  en esos momentos de transición tomamos lo expuesto según Libro de Sesiones en el acto celebrado por la junta de Administración Municipal del Distrito Páez el día 6 de febrero de 1958, especifica lo ocurrido en el Acta de Sesión Número 2. Se lee:

 “En la ciudad de Acarigua reunidos en el local del concejo municipal, los ciudadanos Oscar Bustillos, Dr. Félix Agüero, Pedro Cordero Gómez, José Hilarión López, y Raúl Escalona, previa presentación de las credenciales según oficio emanado de la Secretaria General de Gobierno, prometieron a constituir e instalar la Junta de Administración del Distrito Páez en conformidad con el decreto del ciudadano Gobernador del Estado” (Folio: 11)
En los acuerdos de la recién estrenada sala y por votación nominal,  es electo Presidente del Concejo acarigueño el Poeta Raúl Escalona las primeras son comprometerse a respetar y a defender el sistema democrático recién establecido y concluye el quórum, en comprometerse a trabajar con interés para obtener grandes beneficios  a la colectividad, honradamente y por la necesidad del pueblo.

Comienza el ensayo democrático en esta región llanera, con propuestas económicas que redimensionarían a la región, ya que para ese período solamente se desarrollaba la ganadería y la agricultura tradicional y era la época de los aserraderos (se contabilizaban 17), es así como surge el nombre de Jesús Filardo Rodríguez, que era el único Perito técnico oriundo del estado y que fue capacitado por el Instituto Agrario Nacional en Maracay, experto en agricultura y que asumió la responsabilidad por parte del gobierno de dirigir la repartición y organización de las tierras por Acarigua (fuente oral: Ojeda), estas tierras, se entregarían para trabajar producir y abastecer a las industrias recién creadas; como lo fueron, los silos de almacenamientos y procesamientos de granos,  grandes empresas agrarias.

Es así que el dichoso Plan Arrocero, implementado por la Corporación Venezolana de Fomento, produjo la creación de una triple alianza, agrupación conformada por la burguesía industrial; que fue conquistando la hegemonía en el bloque de poder de la clase dominante, unida con la burguesía importadora, bancaria, con la nueva burguesía agraria.  El éxito fue sustancioso para este conjunto, que se apoderó de las mejores tierras y que fueron distribuidas entre unos pocos, entre amigos y allegados a la gran alianza y es este el momento histórico, donde germinan dos grandes protagonistas del régimen representativo en Portuguesa,  los latifundistas, grandes terratenientes y el acelerado crecimiento poblacional en la región. Citando al cronista de Acarigua Carlos Ojeda (2010):
“A principios de los 60 en Venezuela se producía tres (3) millones de kilos de arroz;  (reitera, en  toda Venezuela) y alcanzando  los años 70 Acarigua llega a producir 620 millones de kilos de arroz que la transforma en la capital agrícola y en la capital del desarrollo del Estado Portuguesa, por eso es que empezó el crecimiento explosivo, aquí no se produjeron emigraciones por el boom petrolero, aquí vinieron gente de todos lados de Venezuela y fueron anarquistas, creció la población sin un ordenamiento e improvisando casas, las cuales construían con tablas de los aserraderos y la  económicamente se visualizaba en que para la época principios de los años 70 habían oficinas de todos los bancos que existían en el país.” (Fuente: Oral).

En tal sentido y en busca de  una mejor vida y oportunidades, es que llegan la gran mayoría de gente y familias, esperanzadas con la Reforma Agraria y entre ellas, el siempre maltratado campesino, que recibió solamente un pedazo de tierra y sin título de propiedad, sumado a créditos con un alto porcentaje de interés, esta fue la causa principal por la que se origina el aumento significativo de las miserias de nuestros pobladores; paradójicamente, en pleno auge petrolero y agrario, por lo que estos, deciden abandonar sus parcelas, arrendarlas o vender las bienhechuría y volverse mano de obra del latifundista, por un mísero salario y esas  inmigraciones animadas de obtener los beneficios del “Magnifico Plan” se transforman en obreros, de explotador, del terrateniente y del empresariado.

Además, Sobreviviendo en esta tierra bondadosa, aparece el llamado vendedor informal, que luego exige la creación del mercado de buhoneros en los alrededores del urbanismo “La Guajira” a principios de 1970 (Fuente: Libro de Sesiones). Por consiguiente,  se transforma la fisonomía de ambas poblaciones que en cuestión de una década ya es la conurbación  Acarigua y Araure  y en  consecuencia, aquí en Acarigua la justa  política del gobierno, tenia como norte beneficiar a esa nueva elite privilegiada y enriquecida, ya que esta, le garantizaba el predominio y la seguridad al proceso representativo, tal como lo refiere Velázquez  de A (2005):
“Este sector de la fuerza productiva, los agricultores expertos, son los llamados a constituirse en la base política del gobierno democrático representativo, tal como se refiere el discurso pronunciado por Rómulo Betancourt el 10 de enero de 1960, en el concejo Municipal de Acarigua, citado en el libro titulado Jesús Filardo Rodríguez y el desarrollo Agrícola de Venezuela. 1999. En el discurso el presidente señalaba….Estos hombres que están labrando la tierra y están transformando el agro venezolano al mecanizado serán también quienes mañana prestarían su respaldo decidido al régimen constitucional en la remotísima posibilidad de que fuera amenazado su estabilidad.”  (Pag. 82).

Sucesivamente, las políticas de los gobiernos siguientes le dieron continuidad a sus intereses, así que pasan por la gobernación los señores Juan Pedro del Moral (1964-1969) y Valdemar Cordero Vale (1969-1973) y el liderazgo empresarial recae en hombres  que se aprovecharon del apego con el gobierno representativo y del aprovechamiento de los recursos dirigidos al sector agrícola, es así como surgen nombres como: Jesús Filardo Rodríguez, Argenis Vivas, Concepción  Quijada, Alí Cordero Vale, René Sosa, entre otros, toda una elite de nuevos millonarios, que lograron la consolidación de fundos e industrias; empresas estas, que dio solidez  y fortalecimiento a todo el aparataje Político y  Económico de la democracia representativa. 

Por todo lo señalado, es que en lo social, inevitablemente y lamentablemente, germinó y se acrecentó la aparición de un problema difícilmente resuelto, causado por la falta de planeamiento, a sabiendas que el crecimiento poblacional requería de solución habitacional; lo siguientes datos  estadísticos lo certifican, según Cárdenas y Otros (2000):

Cuadro Nro. 1
Número de Habitantes por Año.

Ciudad
Estado
1950
1961
1971
Acarigua
Portuguesa
16.542
30.683
57.470


Interpretando el cuadro, se evidencia que el crecimiento poblacional fue impresionante y por consiguiente, en esta tierra generosa, su gente ante la eminente necesidad y la falta de respuestas y soluciones dignas, busca la solución habitacional y es así que empiezan las primeras invasiones, para la construcción de casas o improvisar ranchos y todo esto se traduce, que para finales del año 1960 y principio 1970, la población observa, las primeras patologías del urbanismo capitalista subdesarrollado, que consisten en la  proliferación de barriadas irregulares, déficit de vivienda, altos niveles de hacinamiento, así como acaparamiento y especulación de tierras. Acarigua y Araure no escapan de esa realidad, realidad que se visualiza hoy día en las barriadas de Venezuela y de América Latina.


Fotos de Acarigua





Club Pàez y la Vieja Capilla San Roque



Acarigua de los 70 planes de asfaltado. Avenida Libertador




Acarigua años 50. Iglesia San Miguel, Dirección vehicular sentido Este-Oeste



Avenida 13, hoy Avenida Libertador. Acarigua principios de los años 70, siglo XX



Bar la Terraza  diagonal al Bulevar San Roque,  hoy día  calle 26 con Avenida Libertador 



Antigua casa convertida hoy en centro comercial Gina. Tráfico en sentido contrario. Al fondo el otrora cine Curpa




Avenida libertador, Comercial la Margarita, hoy La Charlotte 



 Hoy día zapatearía Charly  (Acarigua)




La Espiga 



Mi generosa Acarigua como has crecido, foto tomada desde Araure subida al hospital Central



Concejo Municipal del Acarigua, el antiguo Mural años 70
http://historiadeacariguaaraureyvenezuela.blogspot.com/2012/09/acarigua-historia-del-mural-y-otras.html





Acarigua de Antier, Avenida 13 hoy Av. Libertador 




Acarigua de antier: frente al Hotel Portuguesa, la Farmacia Moderna; antigua Avenida 11 con calle 11




Acarigua de antier: frente al Hotel Portuguesa, la Farmacia Moderna. Ayer calle 11, hoy calle 28.







El desaparecido estadio de beisbol “Roseliano Pérez”







Antes calle 11 con Avenida 13. Tienda Hilo Centro, hoy Calzapie




Acarigua de Antier, antes calle 8 con Avenida 11, Abasto Lara. Hoy Banco Provincial




Inauguración del Liceo Jose Antonio Paez y del Gimnasio Cubierto Wilbaldo Zabaleta por parte del entonces presidente Romulo Betancourt,  años 60 del siglo pasado(XX)



Viejo colectivo del Transporte Amaral, que recorría  todas las barriadas,  centro, hospital y el mercado de la Goajira y también a la vecina  Araure





Mamajua

Personaje popular de la Acarigua del siglo XX. Su nombre fue José Veloz, hijo de Julia Veloz, por una dificultad para el aprendizaje en vez de llamar a su mamá julia, le decía mamajua. De lento caminar, debido a padecer de un síndrome denominado elefantiasis... Siempre se le veía andando por la calle con un carro de mano y un garrote.



Vista aérea de Acarigua en los años 70s





El general Josè Antonio Pàez, epònimo del municipio


     

   Escudo del Municipio Páez
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario