sábado, 12 de febrero de 2011

TRANSFORMACIÓN DE LAS UNIVERSIDADES EN VENEZUELA


La universidad, es un fiel reflejo de la sociedad y como tal debe existir una realimentación, la cual debe darse a través de la participación universitaria con las comunidades. Nutre positivamente el desarrollo de la comunidad, integrando a todos los actores para generar actos de conciencia propias de un trabajo colectivo y pluralista donde se descuelle y solucione la fractura social.


 El crecimiento de la educación universitaria en venezuela, tuvo lugar a partir del derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez e inicio de la llamada era democrática representativa; iniciada en 1958. Para entonces sólo existían la Universidad Central de Venezuela (1721), la Universidad de Los Andes (1810), la Universidad del Zulia (1891-1904 y 1946), la Universidad de Carabobo (1892-1903 y 1958) y la Universidad de Oriente (1958), junto con las privadas, Universidad Católica Andrés Bello y la Universidad Santa María, establecidas en 1953.



EVOLUCIÓN DEL SISTEMA UNIVERSITARIO

 
La Universidad Central de Venezuela (UCV)

Es una de las más grandes e importantes universidades de Venezuela. Su sede principal, la Ciudad Universitaria de Caracas, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el año 2000. Esta universidad, que es la institución de educación superior más antigua de Venezuela, fue fundada en el año 1721. Para el año 2009, estaba conformada por más de setenta mil estudiantes de pre y postgrado, seis mil profesores, y cerca de ocho mil empleados profesionales, administrativos y obreros, los cuales se agrupan en 9 facultades en Caracas, 2 facultades en Maracay y un núcleo de estudios básicos en Cagua (Estado Aragua), 5 núcleos de estudios universitarios supervisados y 12 estaciones experimentales en diferentes áreas de la República.

Antecedentes

En el siglo XVII tiene lugar en Venezuela, un movimiento cultural y científico que lleva a la fundación del Colegio Seminario de Caracas en 1673, que tenía por nombre oficial Colegio Seminario de Santiago de León de Caracas, bajo la advocación de Santa Rosa de Lima, por lo que se le conoció también como Colegio Santa Rosa. El 22 de diciembre de 1721, mediante Cédula que libra el Rey Felipe V de España se crea la Universidad Real de Caracas con categoría equivalente a la Universidad Real de Santo Domingo y el 18 de diciembre de 1722, mediante Bula Apostólica de Inocencio XIII se convierte en Pontificia y pasa a ser oficialmente bajo el nombre de Universidad Real y Pontificia Universidad de Caracas. 


En un principio se impartían clases de teología, medicina, filosofía y derecho exclusivamente en el idioma latín. Fue denominada "Real y Pontificia" por estar bajo la tutela y protección del Monarca español y del Sumo Pontífice. La nueva universidad se regía por los estatutos de la Universidad Real de Santo Domingo mientras los propios no estaban disponibles, porque eran objeto de elaboración. La sede inicial de la universidad era la capilla del Colegio Seminario Santa Rosa y lo fue hasta 1786, año en el que se traslada al convento de San Francisco. En esta última sede permanece hasta 1953, cuando ocurre el traslado a la Ciudad Universitaria de Caracas. El Convento San Francisco fue objeto de una reparación y se convirtió en el Palacio de las Academias.


Antiguo campus de la UCV en 1911. Actualmente el Palacio de las Academias.

UNIVERSIDAD COLONIAL

Venezuela solamente contó durante el período colonial con un instituto de educación superior: la Universidad de Caracas, establecida en 1721. Ochenta y nueve años después, en 1810 la Junta Superior Gubernativa de Mérida creó la Real Universidad de San Buenaventura de Mérida de los Caballeros, por lo que puede considerarse la primera universidad republicana venezolana y de Hispanoamérica.


         • 1785 “Seminario Mayor de San Buenaventura de Mérida de los Caballeros”
         • 1808 “Universidad de Mérida”
           (Universidad de Los Andes)
         • 1827 “Reforma Estatutaria decretada por el Libertador Simón Bolívar”


La Universidad de Los Andes (ULA)


Es una universidad pública y autónoma ubicada en Los Andes venezolanos con su sede principal y rectorado en la ciudad de Mérida; fundada por el clero como casa de estudios el 29 de marzo de 1785, elevada luego a seminario y finalmente reconocida como Universidad el 21 de septiembre de 1810 bajo decreto expedido por la Junta Gubernativa de la provincia de la Corona Española. Es una de las principales universidades de Venezuela por la cantidad de estudiantes que alberga, por su nivel académico y por sus aportes en investigación que han contribuido al estudio y desarrollo de las ciencias. La universidad tiene como propósito fortalecer la formación integral iniciada en los ciclos de educación primaria y secundaria, además de formar equipos profesionales y técnicos necesarios para el desarrollo y progreso de Venezuela.

La universidad está conformada por 11 facultades repartidas en el Núcleo Mérida (ubicado en la ciudad de Mérida), una extensión universitaria en Tovar y núcleos universitarios localizados en las ciudades de San Cristóbal, Trujillo y El Vigía. Según un reciente estudio bibliométrico del español Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la ULA se ubica en la más alta posición entre las mejores universidades a nivel nacional, y en el puesto número 27 en América Latina.

UNIVERSIDAD REPUBLICANA (1827 – 1936)

Conformada la república en 1830, después de la separación de Venezuela de Colombia, se dio inicio a un proceso de solicitudes para el establecimiento de otras universidades en el país; sin embargo, no sería sino hasta 1891 y 1892 cuando se establecerían la Universidad del Zulia y la Universidad de Carabobo, respectivamente. Las dos primeras instituciones tuvieron su origen en los Colegios Seminarios de Caracas y Mérida; mientras que las dos últimas surgieron a partir de los Colegios Nacionales que funcionaban en Maracaibo y Valencia, sin que existiera una continuidad histórica entre esos institutos, eclesiásticos o seglares, y las referidas universidades. Además de exponerse el proceso de fundación de las mismas, este artículo tiene el propósito de contrastar lo ocurrido con la Universidad de Mérida.


       • 1866 “Modernización producto de la recepción del positivismo”
      • 1897 “Código de Instrucción Publica”, “Se crean, a partir de los Colegios Federales de Primera Categoría de Maracaibo y Valencia, otro grupo de Universidades, cuya vida institucional será efímera ya que serán clausuradas en 1904” y “En Ciudad Bolívar se crea el Instituto Especial de Guayana y al Colegio Federal de Barquisimeto se le faculta para conferir títulos universitarios también hasta 1904”.
        • 1908 y 1935 “La institución Universitaria se ve reducida a su mínimo funcionamiento académico”.
        • 1918 “Reforma de Córdoba”
        • 1928 “Semana del Estudiante, donde se da a conocer la generación política universitaria que será la forjadora y fundadora, de la Venezuela moderna del siglo XX”.

ETAPA DE TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA  (1936 – 1958)

         • 1936 “Instituto Pedagógico Nacional
         • 1946 “Universidad del Zulia”
         • 1958 “Universidad de Carabobo”
         • 1953 “Universidad Santa María y Universidad Católica Andrés Bello”
         • 1957 “Huelga estudiantil en respuesta a los resultados del plebiscito organizado por el gobierno que daba triunfador a Pérez Jiménez”.
       •1958 “Inauguración de la democracia representativa y nuevo tiempo histórico universitario venezolano”.

Es importante destacar, que como consecuencia de auge petrolero de la década del año cincuenta la educación en Venezuela no era considerada como una prioridad para el gobierno, debido a que para la época las necesidades de mano de obra calificada eran solucionadas con la inmigración europea de empleados técnicos y profesionales. Por otra parte, con el levantamiento de la democracia en 1958, nace la autonomía del sector universitario, y el auge de la misma, además, del aumento de la renta petrolera y de la implantación del modelo de sustitución de importaciones, el cual permitió un rápido crecimiento de las instituciones que impartían la educación superior.


LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA

fue establecida en 1891, a partir del Colegio Federal de Primera Categoría, que desde 1883 había sustituido en nombre al Colegio Nacional de la Provincia de Maracaibo. Este había sido creado el 2 de marzo de 1837 por decreto del general José María Carreño, Vicepresidente del Gobierno y encargado del Poder Ejecutivo, como resultado de las gestiones de la Sociedad Amigos del País, presidida por Manuel de Arocha. Su instalación tuvo lugar el 19 de abril de 1839, con el dictado de cursos de filosofía y latín, otorgándose el grado de Bachiller. Por decreto del 27 de marzo de 1854, el gobierno central reglamentó el conferimiento de grados académicos como estudios superiores en Jurisprudencia y en Medicina. El 9 de abril de 1867 se le cambió el nombre por el de Colegio Nacional del Zulia, al modificar la Constitución de 1864 la denominación de Provincia de Maracaibo por la de Estado Soberano del Zulia. El 17 de septiembre de 1881, el presidente Guzmán Blanco decretó que el Colegio Nacional de Maracaibo pasara a la condición de Federal, con la facultad de conferir grados de Bachiller en Ciencias Políticas y en Ciencias Médicas, y el de Licenciados en estas ciencias y en las de Filosóficas e Ingeniería Civil.

Dos años después, el 24 de septiembre de 1883 se le cambió nuevamente su nombre por el de Colegio Federal de Primera Categoría del Estado Falcón y a partir de abril de 1890 se le identificaría como Colegio Federal de Primera Categoría del Estado Zulia, pudiendo ahora otorgar grados de Doctor en aquellas ciencias.  El 29 de mayo de 1891 se dictaría el decreto que convertiría al Colegio Federal, por disposición del Presidente, en la Universidad del Zulia. Esta se instalaría el 11 de septiembre del mismo año. “La Universidad nacía—dice Germán Cardozo Galué—porque así había sido concebida y gestada, estrechamente unida al Zulia y su destino, a sus luchas por la conservación y fortalecimiento de una autonomía que le permitiera al estado, dicho en términos actuales, crecer económica, social y culturalmente.” Entonces se organizaron cuatro Facultades: Ciencias Políticas, Ciencias Eclesiásticas, Ciencias Filosóficas y Ciencias Médicas, con seis cursos de idiomas, dos cursos filosóficos, tres de ciencias médicas, tres de ciencias políticas, uno de ciencias eclesiásticas, uno de pedagogía, uno de historia natural, uno de historia universal y uno de farmacia.

Este último sería el antecedente inmediato del establecimiento de la Facultad de Farmacia en 1894. Aunque se confrontaban algunos problemas, por la desastrosa situación en que se encontraba el viejo edificio de aquel Colegio, para aquel año el número de alumnos que constituían esta etapa inicial era de cuatrocientos y se habían conferido un total de 16 grados con los títulos de bachilleres en ciencias filosóficas y ciencias políticas, además de tres doctores en esa última facultad, uno en ciencias eclesiásticas, seis agrimensores públicos y cinco maestros de instrucción primaria. Tres años más tarde contaba cuatrocientos cuarenta y siete estudiantes y veinticuatro profesores, y se graduaron nueve doctores, veinticinco bachilleres y un agrimensor. Ya para 1901 se otorgaron cuatro grados en ciencias eclesiásticas, dos en ciencias políticas, cuatro en ciencias médicas, tres en farmacia y uno en pedagogía. En dicho año, la universidad contaba con cuatro facultades, una biblioteca y un colegio federal anexo. Durante esos doce años de existencia ejercieron el rectorado los doctores Francisco Ochoa, J. Delgado y Francisco Rincón.

A pesar de los constantes progresos, el 20 de septiembre de 1903, durante el gobierno de Cipriano Castro, se decretó el cierre de la Universidad del Zulia, al considerar el Ejecutivo Nacional que con cuatro universidades (Caracas, Mérida, Zulia y Valencia) se “corría el riesgo de crear a la larga un proletariado intelectual, lo que llevaría a una degeneración del carácter nacional”, pues se consideraba que no había campo de trabajo para “poder sostener decorosamente a tantos médicos, abogados e ingenieros que egresaban de las aulas universitarias.” El citado historiador interpreta lo ocurrido al señalar que “…cuando en 1903, Cipriano Castro ordenó la clausura de la Universidad, los zulianos sintieron que una espesa nube les ocultaba el sol; que privados de su calor vivificante y claridad orientadora las tinieblas invadían todo el territorio del estado; que, por la furia de borrascosos vientos premonitorios de la que constituiría una de las dictaduras más férreas y largas que tendría el país, había sido cerrado violentamente aquel alto ventanal de progreso científico e ilustración humanística que con tanta dificultad se había logrado abrir doce años antes.”


Sin embargo, la universidad zuliana continuó sus actividades hasta septiembre de 1904, otorgando títulos hasta 1908 a través del Colegio Federal de Varones de Maracaibo, instituto que se instaló inmediatamente después de su clausura. Ello determinó que los zulianos buscaran en Mérida y Caracas solucionar el problema de culminar o iniciar su educación superior. Esta situación perduraría hasta que la Junta Revolucionaria de Gobierno reinstaló la universidad zuliana por decreto del 15 de junio de 1946. Esta segunda etapa se inició con las Facultades de Derecho, Medicina e Ingeniería, siendo nombrado Rector el doctor Jesús Enrique Losada, quien había luchado denodadamente por el restablecimiento de LUZ. La necesidad de esa institución era tal que para su reinicio de actividades se inscribieron unos trescientos cincuenta estudiantes.

LA UNIVERSIDAD DE CARABOBO

fue creada en 1892 sobre la base del Colegio Nacional de Carabobo, instituto de enseñanza media-superior establecido en 1833. Siguiendo lo estatuido en el Código de Instrucción Pública de 1843, para 1852 este instituto impartía cursos en las Facultades de Ciencias Políticas, Ciencias Filosóficas, Ciencias Eclesiásticas, Ciencias Médicas y Ciencias Matemáticas, con el conferimiento del grado de Bachiller en dichas ciencias. En 1873, el Ejecutivo Regional solicitó al Gobierno Nacional la conversión del Colegio Nacional en Universidad. La petición no prosperó, pero influyó en la decisión de Antonio Guzmán Blanco de 1874 de establecer en Valencia el Colegio de Primera Categoría de Carabobo con rango universitario. Con las reformas educativas de 1883, ese establecimiento educativo fue elevado a la categoría de Colegio Federal de Carabobo de Primera Categoría, con catorce cátedras y un centenar de alumnos. En 1887 amplió sus estudios con los cursos de latín y griego, francés, inglés y alemán, dibujo topográfico, además de los de ciencias filosóficas, médicas y políticas, de manera que al año siguiente contaba con veintitrés cátedras, doscientos estudiantes, confiriéndose veinticuatro grados en sus diferentes carreras. Con esas características, durante el gobierno de Joaquín Crespo, el 15 de noviembre de 1892, a dicho Colegio se le denominó Universidad de Carabobo.

Así, como señala Iván Hurtado León, “…aunque en el año 1852 se había otorgado autorización para que el Colegio Nacional de Carabobo impartiera cátedras universitarias y confiriera el grado de bachiller en las ciencias que conformaban esas cátedras; y aunque en 1874 el Presidente Guzmán Blanco establece en Valencia el Colegio de Primera Categoría de Carabobo con rango universitario; nuestra Universidad nace cuando el Colegio Federal de Primera Categoría de Carabobo (1892) adquiere rango universitario por decreto del General Joaquín Crespo.”22 Y agrega el citado historiador: “… es una Universidad republicana, hija del país soberano surgido de la desintegración de la Gran Colombia (1830). Han transcurrido desde ese momento 62 años de vida republicana. Ese rasgo brinda un matiz diferente a la relación universidad-sociedad que se va a establecer. No surge en el seno de la sociedad monárquica española, que erige universidades solamente sobre estudios teológicos y religiosos que impartían los seminarios dentro de la más profunda tradición escolástica. Surge en la nueva sociedad republicana, como una unidad civilizadora, influenciada tímidamente, en su concepción educativa, por el pensamiento positivista, el cual entra a Venezuela precisamente a finales del siglo XIX.” 23 Le correspondió al Dr. Alejo Zuloaga poner en funcionamiento a la universidad carabobeña entre 1892 y 1900.

Ocho años en los que la institución alcanza un notable desarrollo, si se le compara con el instituto educativo que le precede: establece su estructura docente, organiza los servicios necesarios para la enseñanza, la dota de gabinetes de anatomía, química, física y meteorología, se enseña ciencias políticas, filosóficas, médicas y eclesiásticas, junto con la geografía, la ingeniería y las matemáticas. Le instala una voluminosa biblioteca y hasta le construye un Paraninfo, lugar para el encuentro de los universitarios, pero también de estos con la sociedad valenciana que anhelaba contar desde hacía muchos años con una verdadera universidad.  Todo eso puede llevarlo adelante aquel Rector gracias al apoyo irrestricto de los presidentes Joaquín Crespo e Ignacio Andrade, pero los vaivenes de la política y de la guerra incidirán en que con el nuevo gobierno, presidido por Cipriano Castro a partir de octubre de 1899, la situación económica no sea favorable a la institución que ya estaba consolidándose. Al Rector Zuloaga le sucederán cuatro autoridades que, por los cambios sucesivos entre 1900 y 1904 (Alejo Machado, Faustino Figueredo Herrera, José Antonio Montiel y Carlos Sanda) y la crisis financiera de la institución, conducirán a la clausura de la Universidad de Carabobo, el 20 de septiembre de 1903, por orden del presidente Castro, por las mismas razones que se había cerrado la Universidad del Zulia.

Nuevamente las Universidades de Caracas y Mérida fueron las receptoras de los estudiantes cursantes que vieron cerrar las puertas de su universidad y de los que aspiraban seguir las distintas carreras que en la misma existían desde 1892. Diversas fueron las gestiones de las fuerzas vivas de Valencia para restablecer su Universidad, pero debió transcurrir más de medio siglo para verse cumplidas aquellas aspiraciones de la sociedad valenciana. De manera que no sería hasta el 21 de marzo de 1958, cuando la Junta de Gobierno, presidida por Wolfgang Larrazábal, decretara la reapertura de la Universidad de Carabobo.

DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA A LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL. 1958- 1970.


Una de las primeras acciones que toma la Junta de Gobierno de 1958, presidida por el Contralmirante Wolfang Larrazábal fue la de nombrar una Comisión  Universitaria encabezada por el Dr. Francisco de Venanzi, quien asumió la dirección de la UCV y más tarde se transformó en el primer rector electo, en el siglo XX, por sufragio universal, directo y secreto del Claustro, para el trienio 1958-1963. Esa misma Comisión elaboró un anteproyecto de Ley de Universidades donde se reestablecieron los principios de autonomía y se creaba, como órgano único nacional destinado a coordinar al sector universitario, el Consejo Nacional de Universidades.

Este anteproyecto dio paso al Decreto Ley N° 458, del 5 de diciembre de 1958, sancionado por el Dr. Edgar Sanabria, como Presidente encargado de la República, y con el cual se derogaba la Ley de Universidades del 2 de agosto de 1953. Sin embargo, luego de las elecciones de diciembre, sale electo Rómulo Betancourt en representación del partido Acción Democrática, abriéndose nuevamente un periodo de confrontación con las universidades, especialmente a partir de 1960 cuando la universidad pasa a ser escenario del conflicto político del gobierno con la oposición de izquierda que culmina con la suspensión de las garantías constitucionales. La UCV no sólo fue cerrada en varias oportunidades, sino además, allanado el recinto universitario por tropas del ejercito.

Pero hay un acontecimiento institucional de gran significación por sus efectos posteriores en la organización del sistema universitario nacional, como fue la creación, según Decreto de fecha 6 de diciembre de 1958, de la Universidad de Oriente, puesto que esta nueva Casa de Estudios Superiores nacía bajo el concepto de Universidad Experimental, “la cual no gozaba de la autonomía establecida en la Ley, ni se ajustaba totalmente a la estructura académica tradicional.” Con ello, el subsistema universitario ya dividido en universidades públicas y privadas va a sufrir una subdivisión más, entre universidades públicas autónomas y universidades nacionales experimentales, con autonomía restringida y totalmente dependientes del gobierno a través del Ministerio de Educación.

Así, el grupo de Universidades Autónomas quedará reducido a las siguientes instituciones: Universidad Central de Venezuela, Universidad de los Andes, Universidad del Zulia y Universidad de Carabobo, cuya reapertura se hace posible gracias al Decreto N° 100 de la Junta de Gobierno, con fecha 21 de marzo de 1958. Más tarde, la propia Universidad de Oriente obtendrá su estatuto de universidad autónoma. En consecuencia, en este período aparece un nuevo modelo de universidad, que la Ley de Universidades de 1970 no define, pero que va crecer con el tiempo. Según las fuentes oficiales del CNU, entre 1962 y 2000, este el grupo de Universidades Públicas que crea el Ejecutivo, calificadas como universidades experimentales.

Tabla n° 1
VENEZUELA
UNIVERSIDADES NACIONALES EXPERIMENTALES
1962-2001
NOMBRE DE LA INSTITUCION
FECHA DE FUNDACION
LUGAR
Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado
22-09-1962
Barquisimeto
Universidad Nacional Experimental Simón Bolívar
18-07-1967
Caracas
Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez
25-01-1974
Caracas
Universidad Nacional Experimental del Táchira
01-03-1974
San Cristóbal
Universidad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora
07-10-1975
Barinas
Universidad Nacional Abierta
27-09-1977
Caracas
Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda
28-07-1977
Coro
Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos

28-07-1977

San Juan de los Morros
Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre(*)
21-02-1979

Barquisimeto

Universidad Nacional Experimental de Guayana
09-03-1982
Puerto Ordáz
Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt
15-03-1982
Cabimas
Universidad Pedagógica Experimental Libertador (**)
28-07-1983
Caracas
Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Nacional
26-04-1999

Caracas

Universidad Nacional Experimental del Yaracuy
29-01-1999
San Felipe
Universidad Nacional Experimental del Sur de Lago Jesús Semprúm

08-05-2000

Santa Bárbara del Zulia
Universidad Marítima del Caribe
07-07-2001
Catia La Mar


         • 2003 “Universidad Bolivariana de Venezuela”

Fuente: CNU-Secretaria Permanente.
(*) La Universidad Politécnica se crea en a partir de la integración de los antiguos Institutos Politécnicos de Barquisimeto, Caracas y Puerto Ordaz, que pasaron a ser vicerrectorados.
(**) La Universidad Pedagógica se crea en 1983 a partir de la integración de los antiguos Institutos Pedagógicos de Caracas, Barquisimeto, Maracay, Rubio, Maturín, El Mácaro y Siso Martínez del estado Miranda.




UNIVERSIDADES PRIVADAS
  • Universidad Alejandro de Humboldt, UNIHUMBOLDT
  • Universidad Alonso de Ojeda, UNIOJEDA
  • Universidad Arturo Michelena, UAM
  • Universidad Bicentenaria de Aragua, UBA
  • Universidad Católica Andrés Bello, UCAB
  • Universidad Católica Cecilio Acosta, UNICA
  • Universidad Católica del Táchira, UCAT
  • Universidad Católica Santa Rosa, SANTAROSA
  • Universidad de Falcón, UDEFA
  • Universidad de Margarita, UNIMAR
  • Universidad Dr. José Gregorio Hernández
  • Universidad Fermín Toro, UFT
  • Universidad José Antonio Páez, UJAP
  • Universidad Jose Francisco Camacho,UJFC
  • Universidad José María Vargas, UJMV
  • Universidad Metropolitana, UNIMET
  • Universidad Monteávila, UMA
  • Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho, UGMA
  • Universidad Nueva Esparta, UNE
  • Universidad Panamericana del Puerto, UNIPAP
  • Universidad Politécnico Santiago Mariño, IUPSM
  • Universidad Rafael Belloso Chacín, URBE
  • Universidad Rafael Urdaneta, URU
  • Universidad Santa María USM
  • Universidad Tecnológica del Centro, UNITEC
  • Universidad Valle del Momboy, UVM
  • Universidad Yacambú, YACAMBU

INSTITUTOS UNIVERSITARIOS DE TECNOLOGÍA OFICIALES


Todo este grupo de universidades, en su gran mayoría, carece de investigaciones formales y rigurosas sobre sus orígenes históricos y proceso de institucionalización. En muchos casos, hasta sus respectivos archivos históricos no han sido creados o no están en funcionamiento, por lo que este proceso histórico espera la actuación del historiador de la educación para conocer con mayores detalles el desenvolvimiento de la universidad en este periodo tan reciente de nuestra historia republicana. Lo que sigue es la expansión del subsistema, pero en una primera fase, hasta la década de los años 70, con un mayor crecimiento de universidades públicas, mientras que a partir de la década de los 80 el incremento de instituciones privadas ha sido lo más significativo.


UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA 

Creada mediante decreto Presidencial Nº 2.517, de fecha 18 de julio de 2003, dictado por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, la UBV se erige como una institución de educación superior, como una alternativa al sistema educativo tradicional, al tiempo que da un vuelco a la vinculación de la Universidad con la realidad nacional y latinoamericana.




MISIÓN

La Universidad Bolivariana de Venezuela, en el cumplimiento de su responsabilidad pública, tiene como fines fundamentales:

A. La formación integral de todos los que participan de sus procesos educativos como personas dignas, como profesionales competentes y probos, y como ciudadanos con sentido de país, capaces de contribuir con su desarrollo integral en su dimensiones económica, social, político-democrática, cultural, educativa, territorial e internacional, es decir, con la construcción de una sociedad democrática basada en los valores de justicia social, libertad, solidaridad y reconocimiento de las diferencias culturales e ideo-políticas, indispensables a la convivencia democrática, con la creación y sostenimiento de un Estado social de Derechos y de Justicia, con los procesos de cooperación internacional y con la integración latinoamericana y caribeña.

B. La generación, sistematización y socialización de conocimientos en campos científicos, tecnológicos, sociales y humanísticos y del arte, conjugando los aportes al enriquecimiento de dichos campos desde: nuevas perspectivas epistemológicas; la creación de bienes culturales y simbólicos consustanciales al fortalecimiento de la ciudadanía y de la democracia participativa; el esclarecimiento y soluciones de problemas nacionales y regionales.

C. La proyección vinculada al desarrollo socioeconómico, ambiental, cultural y educativo de las comunidades de su entorno, de la región y del país, contribuyendo a modelar las nuevas prácticas económicas, sociales, políticas, culturales, educativas y comunicacionales que el país requiere, con miras al ejercicio pleno de su soberanía; y promoviendo la participación de organizaciones comunitarias y organismos gubernamentales y no gubernamentales en la formulación y ejecución de proyectos orientados a tal fin.

D. La revitalización, en perspectiva histórica, del pensamiento integracionista latinoamericano, como eje fundamental de las vías de cooperación nacional e internacional en los ámbitos de formación y de generación de conocimientos y su socialización.



EVOLUCIÓN DE LAS TASAS DE MATRICULACIÓN EN LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


En la evolución matricular de la educación universitaria venezolana se registran transiciones acaecidas a la par de algunas transformaciones normativas y de orden legal. La primera de ellas se remonta al quinquenio 1969-1974, cuando la matrícula registra 22,2% de crecimiento promedio interanual (véase la tabla 2). En 1970 se había dado la reforma parcial de la Ley de Universidades, y con ella la creación de la Oficina Nacional de Planificación del Sector Universitario (OPSU); así mismo, el gobierno adquiría la potestad para crear Universidades Experimentales y Colegios Universitarios sin autonomía institucional. En el año 1973 se da inicio formal al sistema nacional de admisión, cuyo objetivo primordial era la redistribución de la demanda estudiantil entre los institutos de educación superior; posteriormente, en el año 1984, se agregaría el objetivo de la selección de los estudiantes egresados de la educación media; La segunda transición se está dando actualmente, con cifras superiores a cuarenta y cuatro estudiantes por cada mil habitantes y tasas promedio de crecimiento interanual cercanas a 12%. En efecto, la actual tasa de crecimiento es la tercera en magnitud de la serie 1959-2004, comparable a la registrada en los años 1964 y 1969 (véase la tabla 2).


Tabla. N° 2
Evolución de la matrícula de educación superior
1959-2004. Venezuela
Año
Matrícula
educación
superior
Tasa promedio de
crecimiento
interanual
Estudiantes de
educación superior
por cada 1000
habitantes
1959
22 089
--
3,03
1964
40 427
12,8
4,60
1969
70 816
11,9
6,83
1974
193 262
22,2
15,71
1979
298 884
9,1
20,42
1984
383 537
5,1
22,95
1989
542 236
7,2
28,50
1994
597 487
2,0
27,95
1999
656 830
1,9
27,71
2004
1 154 845
11,9
44,20
Fuente: Boletines Estadísticos OPSU. Procesamiento directo CISOR, no oficial.


Para contextualizar lo antes señalado se debe recordar que entre 1999 y 2004 se dio inicio a un conjunto de reformas, las cuales servirán para explicar las aceleradas tasas de crecimiento acaecidas en este período. Estas reformas se resumen en: 1. la creación del Ministerio de Educación Superior (2002) como ente rector de este nivel educativo, con la misión de diseñar, dirigir, coordinar, implantar y evaluar las políticas y planes del Estado en materia de educación superior; 2. El diseño de un conjunto de políticas estructuradas alrededor de un programa llamado Alma Mater, dirigido al mejoramiento de la calidad y la equidad de la educación universitaria; 3. La aplicación de la Prueba de Exploración Vocacional, de carácter voluntario desde el año 2003, hoy día obligatoria para todos los estudiantes del primer año del ciclo diversificado y profesional, que aspiran a ingresar a la educación superior; 4. La creación de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y las Aldeas Universitarias, dos programas interrelacionados entre sí bajo la política de la municipalización de la educación superior.


LA MISIÓN ALMA MATER
La Misión Alma Mater enfrenta un grave problema que aqueja nuestra población juvenil (y también adulta): el cupo universitario.
Venimos de una sociedad que despreciaba a la mayoría, a los pobres y eso se manifestaba en políticas, en presupuestos, en la manera de actuar en el poder y este poder excluía a las mayorías de la educación universitaria, que se convirtió en el símbolo del privilegio, de la oportunidad de los poderosos", dijo el Ministro Samuel Moncada y agrega, los gobiernos de la IV República en 15 años crearon una sola universidad, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Ahora en 7 años, el Gobierno bolivariano ha creado siete universidades públicas, es decir, por siete ha multiplicado el esfuerzo. El aumento de la matricula universitaria se agudizará en los próximos años a medida que siga creciendo nuestra población y en tanto y en cuanto habrán "oleadas" de graduados de la Misión Rivas.
Por ello el 21 de Noviembre, los estudiantes se dieron cita en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño para acompañar al el lanzamiento de la Misión Alma Mater y en la celebración del Día del Estudiante. El Presidente Chávez fue enfático al decir que esta Misión se traduce en la gran oportunidad que permite contrarrestar, junto a la Misión Sucre, al déficit estructural educativo con la finalidad de acoger a los cientos de miles de estudiantes, que hoy en día sí pueden acceder a la educación superior, gracias a las políticas del Gobierno Bolivariano.

Concretamente, se propone crear 50 nuevas instituciones de educación universitaria. Veinticinco ya existentes, van a convertirse en instituciones de mayor alcance, es decir, los tecnológicos pasarán a ser universidades en donde los estudiantes se formarán con un perfil más profundo. Las 25 casas de estudio restantes se edificarán desde “cero” y tendrán un perfil diferente que permitirá la especialización en ramas importantes para el desarrollo del país (medicina, ciencias básicas, seguridad, administración de desastres, ingeniería, turismo, etc, etc) En definitiva la Misión se plantea dar un salto cualitativo y cuantitativo en la infraestructura universitaria para recibir a los bachilleres que van a egresar de la Misión Ribas y de los Liceos Bolivarianos, que tienen toda la voluntad de ingresar a la educación superior.

¿Porque esta Misión Alma Mater?
Es sencillo, ante el incremento demográfico y las EXITOSAS Misiones Robinson I y II y Rivas una AVALANCHA de jóvenes (y adultos) golpean las puertas de las Universidades.
Las Universidades "autónomas en la década de los 60 aceptaban a TODOS los postulantes a ingresar y se hacía un tremendo esfuerzo en recibirlos a todos, además las Universidades eran el corazón de la rebelión contra el Pacto de Punto Fijo y la dominación del Imperio en nuestro país y en América Latina, con el excepción de Cuba.. Eso fue cambiando paulatinamente a partir del ALLANAMIENTO de la UCV durante el gobierno copeyano de Caldera (con el apoyo de AD y otros grupos políticos) y por la decisión de buena parte de la izquierda de recurrir a la "lucha armada", lo que dejó UN VACÍO ideológico, y de gente, que fue llenado (creo ahora que por un plan bien articulado) por los partidos políticos, principalmente AD y COPEI quienes empezaron a incorporar a sus FICHAS como profesores, empleados y obreros con la excusa del crecimiento de la matricula.
Poco a poco se fue limitando el ingreso, YA EL TITULO DE BACHILLER NO SERVÍA, se inventó la prueba de aptitud académica y luego las pruebas de admisión, paralelamente se recortó el número de puestos para ingresar y SE INSTAURARON políticas discriminatorias como que los hijos/as de profesores, empleados y obreros entraban a las Universidades autónomas hubiesen aprobado Ó NO las "famosas pruebas de admisión" (que además generaron un mercado de cursos, cursitos y demás PÚBLICOS y privados donde se mueve mucho dinero)(esta política discriminatoria ESTÁ VIGENTE AÚN), en detrimento de estudiantes de mayor promedio o de mejor resultado en las famosas "pruebas". Existen además denuncias de tráfico de cupos por grandes sumas de dinero y/o por filiaciones políticas.
Además las Universidades como ya se dijo, con presupuestos GIGANTESCOS, no aumentaron sus "cupos" e instalaron políticas elitistas y nepotistas para esos pocos cupos.Las Universidades Autónomas LAMENTABLEMENTE han traicionado su destino histórico y sus tradiciones (caso UCV) y obviamente serán superadas por el devenir.
 Esa es la razón de la Misión Alma Mater,  la falta de integración de las Universidades Autónomas ante el vendaval social y político que barre el país  hace necesario crear un sistema universitario nuevo, eficiente, de calidad y en eso consiste la Misión. Ya la UNEFA, Institución de prestigio, pasó de 4000 alumnos a más de 300.000 con un presupuesto MUY INFERIOR a una Universidad autónoma que tiene solo 50.000.

LA MISIÓN SUCRE


Nace para romper, por la vía de la Educación Superior, los círculos de exclusión. Su objetivo es incorporar a la universidad, a todos los bachilleres que quieren estudiar, cumpliendo con el derecho a la educación, contenido en el capítulo VI (De los Derechos Culturales y Educativos) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Los bachilleres que deseen estudiar una carrera universitaria, no tendrán más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones.

La Misión Sucre es probablemente, la tarea más trascendente en materia de Educación Superior que se ha llevado a cabo en el país. Ésta se realiza ofreciendo elevados estándares de calidad técnica que se vinculan con el compromiso y la solidaridad. El 21 de septiembre del 2003 se realiza un censo en todas las plazas Bolívar del país, el cual arroja la cifra de 470 mil estudiantes excluidos de la educación superior. En el censo, participaron el Comando Táctico Universitario, Federación Bolivariana de Estudiantes, Frente Francisco de Miranda, Instituto Nacional de la Juventud, Alcaldía de Caracas y todas las alcaldías que apoyan el proceso de cambio que vive la nación. El Plan Extraordinario Mariscal Antonio José de Sucre, denominado “Misión Sucre”, tiene por objeto potenciar la sinergia institucional y la participación comunitaria, para garantizar el acceso a la educación universitaria a todos los bachilleres sin cupo y transformar su condición de excluidos del subsistema de educación superior.

En la Misión Sucre se conjuga una visión de justicia social, con el carácter estratégico de la educación superior para el desarrollo humano integral sustentable, la soberanía nacional y la construcción de una sociedad democrática y participativa, para lo cual es indispensable garantizar la participación de la sociedad en la generación, transformación, difusión y aprovechamiento creativo de los saberes y haceres. La Misión Sucre, un programa de inclusión del Ministerio de Educación Superior que fue creado mediante Decreto Presidencial Número 2601, del 8 de septiembre del 2003; se propone municipalizar la educación superior, orientarla hacia las regiones, las localidades, tomando como punto de referencia la cultura específica de las poblaciones con sus necesidades, problemas, acervos, exigencias y potencialidades. El plan educativo se concibe como un proceso de movilización social dirigido a garantizar la participación de todos y todas en la cultura y el conocimiento, a construir ciudadanía, generar comunidades de conocimiento, espacios flexibles y accesibles para el aprendizaje permanente.

Objetivos

El programa de inclusión, busca facilitar la incorporación y prosecución de estudios en la educación superior de todos los bachilleres, en concordancia con los postulados de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Además, se plantea garantizar el acceso a los nuevos bachilleres que egresen de la Misión Ribas; promover la reflexión, discusión, concepción e implantación de un nuevo modelo educativo universitario y formar los ciudadanos profesionales requeridos para el desarrollo en los términos de la Carta Magna. Entre los planes para lograr la incorporación definitiva a la educación superior se encuentra, la cuantificación y caracterización de la población de bachilleres que no han podido estudiar en la universidad.

Por otro lado, el diseño e implantación del Programa de Iniciación Universitaria (PIU) que favorece el tránsito de los bachilleres a la educación superior. El aumento de la matrícula en las instituciones universitarias. La conformación de una red con todas aquellas instituciones y organizaciones que puedan cooperar de manera sustantiva en el desarrollo y consolidación de la Misión Sucre. El desarrollo de currículos que contribuyan e impulsen el Proyecto de Desarrollo Nacional Endógeno y Sostenible también es esencial, pues se pretende propiciar un currículo abierto, flexible, dinámico e innovador que desarrolle e innove planes de estudio, metodologías y recursos para el aprendizaje. Misión Sucre prevé implementar modalidades de formación como: la presencial, la semipresencial, la educación a distancia, la no convencional, y la acreditación de experiencias. En sí, se busca originar estrategias de transformación del Sistema de Educación Superior, con base en el Desarrollo Endógeno y Sostenible, que impacten en lo local, regional y nacional, a la vez que se corrijan las anomalías y desaciertos presentes en este sector educativo (admisión, sesgo social, deserción, calidad de enseñanza, entre otras).

Avances y Logros

Hasta ahora, se han inscrito en diversos programas de formación un total de 296.781 venezolanos en todo el país, 80.297 cuentan con becas del Estado y 7.921 profesores laboran en los distintos programas de estudio. Cabe señalar que a la Misión Sucre, se han incorporado por medio del Programa de Iniciación Universitaria (PIU), 182 estudiantes del estado de Roraima y Brasil, específicamente de los municipios de Boa Vista y Pacaraima, además de dos estudiantes de Perú, sumando un total de 184 estudiantes extranjeros formando parte del plan educativo en la región. 475.656 bachilleres venezolanos están censados hasta septiembre de este año; desde noviembre del 2003, 395.180 estudian en el Programa de Iniciación Universitaria (PIU), 296.781 están inscritos en los programas de formación. En la actualidad, 316.097 estudiantes finalizaron el PIU, existen 93.437 bachilleres, 586 coordinadores, 3.237 facilitadores, 1.118 obreros, 1.956 profesores y 1.719 ambientes en el Programa de Iniciación Universitaria. Con respecto a las becas, existen 79 % activas, 3 % en revisión y 18 % retiradas.

Fuente: Ministerio de Comunicación e Información


¿Qué es la Municipalización y cuando inicia en el país?



La Municipalización de la educación universitaria se inició en el año 2003 con la creación de la Misión Sucre, ¿Municipalización? significa en lo práctico hacer núcleos académicos en cada municipio del país;  un concepto y una modalidad novedosa por el reto logístico que significa. Esta modalidad ha dado resultados y hoy en día se empiezan a ver los frutos con la graduación de muchas personas que se insertarán al aparato productivo del país.






TRANSFORMACIÓN UNIVERSITARIA

La problemática de la educación universitaria, en el contexto de las exigencias que plantea la nueva realidad del siglo XXI, ha sido objeto de un amplio y reciente debate a nivel internacional, bajo la coordinación y auspicio de la UNESCO, cuyas ideas fundamentales han sido recogidas en la “Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción”, aprobada en la Conferencia Mundial sobre Educación Superior realizada en París (UNESCO, Octubre, 1998).

LA UNIVERSIDAD VENEZOLANA HOY

La universidad venezolana de finales del siglo XX y comienzo del XXI, enfrenta dos tipos de situaciones que están íntimamente relacionadas; en primer lugar, están los problemas internos tradicionales, asociados con la gobernabilidad institucional, la democratización del acceso a la universidad, el desempeño del profesorado, la calidad y pertinencia del egresado, el desarrollo de la investigación, la pertinencia de la extensión y la eficiencia administrativa. En segundo término, están un conjunto de factores externos que plantean nuevos retos a la universidad; ellos son: la globalización económica, la sociedad del conocimiento y la revolución de la información y la comunicación.

LOS PROBLEMAS TRADICIONALES DE LA UNIVERSIDAD

La Gobernabilidad Universitaria

La gobernabilidad en la universidad puede ser entendida como la percepción que tiene el colectivo sobre la pertinencia y convergencia de las acciones y decisiones instrumentadas por los sectores de poder, legítimamente constituidos, en dirección al logro de la misión institucional, de acuerdo con las expectativas de la comunidad interna y de la sociedad en general. Algunos autores han identificado las siguientes dimensiones de este constructo: eficiencia, co-gobierno, eficacia y autonomía (ver Pérez de Roberti, 2001).

La gobernabilidad es una variable discreta que puede ser expresada en tres niveles o categorías (bajo, moderado y alto). Un nivel bajo de gobernabilidad supondría una gran anarquía entre los actores institucionales para la toma de decisiones, desobediencia a la normativa legal vigente, logro parcial de la misión y con bajo nivel de calidad e insatisfacción de las expectativas por parte de la comunidad. Por el contrario, un alto nivel de gobernabilidad implicaría consenso entre los actores para instrumentar las acciones y decisiones, respeto a la normativa vigente, logro de la misión institucional con calidad y alta satisfacción de las expectativas de la comunidad. Finalmente un nivel moderado de gobernabilidad implicaría situaciones intermedias entre los dos extremos antes mencionados.  Pérez de Roberti considera que existen tres tipos de factores asociados con los conflictos de gobernabilidad en las universidades nacionales, a saber: (a) factores intra-universitarios, representados por los grupos de poder, de presión o de interés interno, redefinición del marco legal de la autonomía y adecuación de la normativa legal a los tiempos actuales; (b) factores derivados de la relación interinstitucional, tales como los conflictos de carácter sindical de alcance nacional; y (c) factores externos, como son: los conflictos con el gobierno central, en relación con los ajustes salariales. Ella encontró en su estudio que, en el caso particular de la UCLA, existe un nivel de gobernabilidad moderada o aceptable.

No existen datos evaluativos confiables que nos permitan clasificar las universidades nacionales en función de sus niveles de gobernabilidad; no obstante, apreciamos bastante heterogeneidad al respecto. Es posible que la situación de la UCLA represente un caso modal en el contexto de las universidades nacionales, ya que se sabe que muchos de los factores asociados con los conflictos de gobernabilidad que se presentan en esta institución, también están presentes, en mayor o menor grado, en el resto de las universidades nacionales.

Democratización del Acceso a la Universidad

A partir de la década de los años 60, se observa un acentuado crecimiento de la matrícula universitaria, en el contexto de una política de ampliación de oportunidades educativas extensivas a todos los estratos de la población, lo cual respondía, por una parte, a la exigencias de consolidación de un nuevo proyecto político de carácter democrático representativo y, por la otra, a la reorientación de la estrategia económica en el marco del proceso de modernización del país (Hung y Gamus, 1988). Sin embargo, se observa, especialmente, a partir de la década de los años 70, que esta tendencia creciente de la demanda de educación superior ha continuado aumentado considerablemente, muy por encima de la oferta, hasta llegar a generar la crisis recurrente del cupo universitario que se aprecia anualmente en el país. Da la impresión que ha existido poco interés en los gobiernos de turno y en el sistema universitario mismo para ofrecer una solución adecuada y definitiva al problema.

Desempeño Docente del Profesorado

Como se desprende de la evolución histórica de la universidad venezolana, el énfasis fundamental de la acción universitaria ha estado primordialmente centrado en la actividad docente orientada hacia la formación de recursos humanos profesionales, cuyos niveles de calidad y pertinencia social son variables, de acuerdo con el tipo de universidad y carrera.
Algunos de los problemas que se observan en el desarrollo de la función docente, en la mayoría de las universidades públicas, son:

(a) En el ingreso del personal: no siempre seleccionan los mejores profesionales para el ejercicio de la docencia, ya que en muchos casos los criterios no-académicos pesan más, en el momento de la decisión del jurado, que los requerimientos formales exigidos por la normativa universitaria.
(b) La falta de programas de formación continua, especialmente en campo pedagógico, lo que trae como consecuencia un exagerado énfasis en la enseñanza tradicional, centrada en el profesor como fuente del conocimiento; también ello se refleja en los métodos de evaluación, los cuales parecieran estar más orientados a aplazar al estudiante que a determinar lo que éste realmente ha aprendido y a identificar sus posibles problemas en el proceso de aprendizaje.
(c) Falta de transparencia en el proceso de ascenso del personal docente: en muchos casos este proceso es viciado y de antemano se sabe si el postulante ascenderá o no, dependiendo de sus conexiones con los grupos de poder en la universidad.
(d) Falta de un programa de evaluación, que permita determinar la calidad del desempeño del profesor, así como sus necesidades de capacitación. El resultado de la evaluación docente podría servir como criterio para tomar decisiones sobre la remuneración diferencial del profesorado, diseñar programas de capacitación, para el mejoramiento continuo del personal docente o para excluir de la universidad a aquellos docentes incompetentes.

Calidad y Pertinencia del Egresado

El perfil del egresado de la universidad venezolana varía en calidad y pertinencia dependiendo del tipo de universidad y del área del conocimiento del que se trate. Hay universidades cuyos egresados son altamente demandados en el contexto nacional e internacional en carreras de corte tecnológico (ingeniería electrónica, de computación, de telecomunicaciones), lo cual habla por sí mismo de los niveles de calidad y pertinencia del egresado. No obstante, esa no pareciera ser la situación en que están la mayoría de las universidades. Antes, por el contrario, la impresión que se tiene es que el nivel de calidad es moderado con tendencia a deficiente y en muchas oportunidades con limitada o ninguna pertinencia social. En el caso de los egresados en Educación, por ejemplo, se sabe que un alto porcentaje de ellos tienen serias deficiencias en el dominio de las herramientas básicas de la cultura, como son la comprensión de lectura y expresión oral y escrita. Esta situación reviste una altísima gravedad, por el efecto exponencial que tiene, si tomamos en cuenta que son estos profesionales quienes tendrán en sus manos la formación básica de los niños venezolanos del presente.

NECESIDAD DE UNA TRANSFORMACIÓN UNIVERSITARIA

Ante la situación que hemos venido describiendo en este trabajo, la pregunta obligada es ¿Qué debería hacer la universidad para enfrentar con éxito los nuevos retos que plantea la realidad económica, social, política y científico-tecnológica del siglo XXI? Y la respuesta, casi obligada es: la universidad debe cambiar, si quiere sobrevivir. Sobre esta aseveración existe un consenso casi universal, como se desprende de las diferentes consultas internacionales realizadas por la UNESCO (1998) con relación a este tema. Pero, cuál es el tipo de cambio que debería adoptar la universidad. Al respecto, se podrían analizar dos posibles escenarios: uno, referido a cambios, simples y superficiales (o cosméticos), donde se mueven cosas para que todo quede igual; y dos, cambios sustantivos y profundos, conducentes a una verdadera transformación de las estructuras universitarias, en función de una revisión actualizada y actualizable de la visión y la misión institucional.

Escenario 1: Cambios  superficiales.

En esta perspectiva se podría anticipar que la universidad adoptaría algunos de los siguientes procedimientos, decisiones y acciones: se sometería a un largo proceso de auto-evaluación para tomar decisiones sobre cambios que son obvios, por ejemplo, mejorar la planta física, actualizar los planes de estudio de las carreras, diseñar nuevas carreras, mejorar el desempeño de los docentes, mejorar la infraestructura académica, actualizar la normativa interna, mejorar la gestión gerencial y la eficiencia del gasto, entre otros.

Escenario 2: Cambios estructurales.

En esta segunda hipótesis se aspira que la universidad se someta a un proceso de cambio planeado, con una visión de largo aliento, pero con objetivos y metas de corto y mediano plazo. Esto supone poner en marcha un verdadero proceso de reingeniería, en procura de:

(a) transformar su cultura organizacional (valores, creencias, actitudes, comportamientos); (b) incorporar progresivamente el recurso de las NTIC a las diferentes actividades de la universidad (docencia de pre y postgrado, investigación, extensión y educación continua, gestión administrativa); (c) adoptar enfoques instruccionales novedosos, con énfasis en el desarrollo de competencias profesionales, habilidades para la resolución de problemas y para el aprendizaje permanente; (d) utilizar el enfoque de programas y proyectos, como estrategia de desarrollo organizacional; (e) enfatizar el desarrollo de la función de la investigación en áreas estratégicas para el desarrollo regional y nacional con un enfoque multidisciplinario y en cooperación con otras instituciones académicas y del sector productivo; (f) mantener un programa de mejoramiento permanente de la calidad del personal académico; (g) implantar un sistema de evaluación institucional que permita monitorear y controlar la calidad de los procesos académico-administrativos a fin de tomar decisiones pertinentes y oportunas.

En este segundo escenario se espera que la universidad haga un gran esfuerzo por apoyar su gestión al máximo en el uso de las NTIC en un enfoque virtual. En el contexto de la educación superior, Silvio (2000) considera que la virtualización puede ser entendida como la representación de procesos y objetos asociados a actividades de enseñanza y aprendizaje, investigación, extensión y gestión, así como objetos cuya manipulación permite al usuario realizar diversas operaciones a través de INTERNET, tales como aprender mediante la interacción con cursos electrónicos, inscribirse en un curso, consultar documentos en una biblioteca electrónica, comunicarse con estudiantes, profesores y otros.

No obstante lo anterior, es importante tener presente que, más allá del aspecto tecnológico, la fundamentación de la transformación universitaria, depende básicamente de: (a) la visión compartida que tengan los miembros de la comunidad académica acerca de un nuevo modelo universitario que responda a las expectativas de cambio a que aspira dicha comunicad, así como la sociedad global; (b) el compromiso para su instrumentación, asumido por los diferentes actores institucionales, orientados por genuinos valores académicos; y (c) las acciones estratégicas emprendidas por el liderazgo universitario, como responsable de guiar el proceso de transformación.


Carlos Ruiz Bolívar. Profesor Universidad Pedagógica Experimental Libertador-Instituto Pedagógico de Barquisimeto. (UPEL-IPB)

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

-Canestrari, M. 2001. Reflexiones sobre la transformación de la UCV. Revista Debate Abierto, Año V, Vol. IV.

-Cassen, B. 1997. Para salvar la sociedad. Revista Umbral, 17.

-De Venanzi, F. 1987. Investigación y docencia en la universidad. Interciencia, 12 (5), 221-225.

-Drucker, P. F. 1999. Los desafíos de la gerencia para el siglo XXI. Norma. Bogotá.

-Drucker, P. F. 1994. La sociedad postcapitalista. Norma. Bogotá (Colombia).

-Fernández Aballí, I. 2000. La sociedad de la información en América Latina y el Caribe. Contribución a una perspectiva 2020. En C. Tünnermann y F. López. La educación en el horizonte del siglo XXI. IESALC/UNESCO. Caracas.

-Hung, L., y Gamus, E. 1988. Educación superior y mercado de trabajo en el sector industrial venezolano. UCV-CENDES. Mimeo.

-Lemasson, J. P., y Chiappe, M. 1999. La investigación universitaria en América Latina. IESALC / UNESCO.Caracas.

-Ley de Universidades. 1970. Gaceta Oficial de la República de Venezuela, 1.429 (Extraordinario). Septiembre 8. Caracas.

 
-Pérez de Roberti, R. 2001. Gobernabilidad en las universidades nacionales: Caso Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado. Tesis de grado no publicada, presentada a la Universidad Pedagógica Experimental Libertador para optar al grado de Doctor en Educación. Barquisimeto.

-Ruiz Bolívar, C. 2000. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la concepción de una pedagogía alternativa para la educación superior. Conferencia invitada presentada en el Congreso Internacional de Pedagogía Alternativa. UPEL-IPB. Barquisimeto.

-Samil, J. 2001. Transformaciones y desafíos globales que enfrenta la educación superior en las puertas del siglo XXI. Ponencia en el Foro: La universidad ante el siglo XXI. Universidad Metropolitana. Caracas.

-Silvio, J. 2000. La virtualización de la universidad. IESALC / UNESCO. Caracas.


3 comentarios: